RSS

Archivos Mensuales: junio 2011

Mi parque, mi glorieta, mi Manzanillo

Estamos en el parque Carlos Manuel de Céspedes, en la ciudad de Manzanillo. Cargado de historia y tradiciones acoge en sus bancos de granito a todo el que se dispone a conversar o discernir sobre algún tema cualquiera y de paso se deleita observando la arquitectura de los alrededores cargada de ornamento y belleza.

Sentados en los bancos los adultos conversan animadamente; los jóvenes dan vueltas y se encuentran con sus compañeros y los niños corren hacia la glorieta, una joya de la arquitectura, que distingue a la ciudad. Se  escucha la banda de conciertos en su habitual retreta de los  domingos.

En los años veinte del siglo pasado comerciantes e industriales de la villa quisieron agasajar al alcalde Manuel Ramírez León, quien sugirió que en lugar de regalos y banquetes, la colecta de dinero en su homenaje se destinara a una edificación pública, que diera renombre a Manzanillo.

La glorieta de estilo ecléctico, se alza sobre una base hexagonal de más de un metro de altura. Engalanada con hermosos mosaicos, columnas delgadas, dos escaleras de mármol, zócalo exterior enchapado en lozas y una cúpula semiesférica. Fue declarada monumento local desde el año 1991.
Mi ciudad tiene muchos otros encantos. En sus playas, en el año 1604, se produjeron los hechos que dieron origen al poema Espejo de Paciencia, primera obra literaria escrita en Cuba, y en el ingenio Demajagua, Carlos Manuel de Céspedes anunció el fin de la esclavitud.

Posee un amplio y  bello malecón que es el deleite de sus pobladores y foráneos que acuden allí a enamorar, conversar y descargar en las cálidas noches de verano.

Y así se van sumando encantos. Tenemos un Benny Moré que canta de frente al mar, un Carlos puebla  que nos acompaña en un banco del parque; el sabroso ron pinilla que se degusta en fiestas y momentos de alegría y la sabrosa liseta que a decir de un viejo refrán si te comes la cabeza te quedas en esta ciudad de mar.

Por Adriana Gómez Cedeño

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 27, 2011 en Uncategorized

 

Su alegría es nuestro más preciado tesoro

circulo infantil Hoy  1ro de junio Día Internacional de la Infancia los niños cubanos se levantan de sus pequeñas camitas con la certeza de disfrutar una jornada plena, llena de alegrías y sin el temor de que algún extraño pueda irrumpir en sus vidas y violar cualquier tipo de derecho que ellos poseen en esta sociedad socialista.

En Cuba desde edades muy tempranas, a estos pequeños príncipes enanos se les comienzan a brindar los primeros conocimientos y despertarles las inquietudes por los oficios y otras profesiones que le serán de utilidad  en una vida futura.

Es hermoso encontrarlos contentos y en cada jornada  haciendo  papeles de “mujercitas y hombrecitos” que arrancan tantos sentimientos y sorpresas cuando una se encuentra, cara a cara, con los niños dela Isla, impregnados de esas enseñanzas que cada día les imparten sus maestros.

Sorprende y cautiva ese talento innato para asumir responsabilidades como imitar al plomero, al albañil; el maestro, la enfermera, el médico, el ingeniero civil. O cuando bailan el Son yla Rumba, tocan la guitarra, recitan los poemas de José Martí, dramatizan y tipifican esa gracia natural de cubanía que, cada vez con más fuerza, levanta la identidad del país y  de cada  provincia.

Cuando nos encontramos en un día tan hermoso, festejando la infancia cubana no podemos dejar  recordar los miles de niños que pasan hambre en el mundo y prescinden  de los derechos principales a la salud y la educación. Uno lee con tanto pesar esas noticias que aseguran los millones de niños que mueren, andan como buitres en los tanques de basura, los secuestran para insertarlos en el vil comercio del sexo o le tiran bombas imperiales que los convierten en cenizas sin aprender a soñar.

Todo eso nos oprime el corazón y luchamos porque esa realidad nunca vuelva a nuestro país como sucedía antes de 1959, cuando una ínfima parte de la población infante tenía acceso a la educación y los servicios de salud eran cobrados  precios elevadísimos.

Vivir en un país donde estos pequeños puedan correr y gozar de su libertad libremente, es más que un privilegio, es el esfuerzo de muchos que a lo largo de los años han luchado por la emancipación y la libertad.

circulo infantil

circulo infantil                                

Por Adriana Gómez Cedeño

 
1 comentario

Publicado por en junio 1, 2011 en Uncategorized